Apoderados Noticias

Perfil y Evaluación del Apoderado Montessori

Entendiendo que a convivir se aprende en cada espacio en que se comparte la vida con otros, en donde el colegio es el lugar perfecto para ello, pues en él se interrelacionan todos los miembros de la comunidad escolar.  Por ende, la convivencia, es un factor de éxito que contribuye efectivamente a la formación integral de los estudiantes y al éxito de sus aprendizajes.

La Ley General de Educación en el Artículo 10 letra b, señala:

Los padres, madres y apoderados tienen derecho a ser informados por los directivos y docentes a cargo de la educación de sus hijos respecto de los rendimientos académicos y del proceso educativo de éstos, así como del funcionamiento del establecimiento, y a ser escuchados y a participar del proceso educativo en los ámbitos que les corresponda, aportando al desarrollo del proyecto educativo en conformidad a la normativa interna del establecimiento. El ejercicio de estos derechos se realizará, entre otras instancias, a través del Centro de Padres y Apoderados.

Por su parte, son deberes de los padres, madres y apoderados educar a sus hijos e informarse sobre el proyecto educativo y normas de funcionamiento del establecimiento que elijan para éstos; apoyar su proceso educativo; cumplir con los compromisos asumidos con el establecimiento educacional; respetar su normativa interna, y brindar un trato respetuoso a los integrantes de la comunidad educativa.”

La familia y la escuela comparten un objetivo común; la formación integral y armónica del niño a lo largo de los distintos períodos del desarrollo humano y del proceso educativo, ambos aportarán los referentes que les permitirán integrarse en la sociedad. Para educar a los niños/as, es fundamental el compromiso y participación de la familia desde la enseñanza preescolar hasta la enseñanza media o universitaria para que así les vaya bien. Hay diversas maneras en la que los padres pueden motivar la educación de sus hijos siendo éstos preocupados y brindándoles apoyo, mejorando en ellos el rendimiento académico, la autoestima, el comportamiento y la asistencia a clases.

 La comunidad de nuestro Colegio María Montessori considera a la Familia como el primer y más importante agente educativo, debido a lo cual es necesario tener una directa y estrecha relación con las madres, padres y apoderados, tendientes a crear redes comunitarias que nos permitan mantener alianzas estratégicas capaces de compartir responsabilidades en el proceso educacional, en un clima de respeto y armonía.

Respetuoso y amable con todos los integrantes de la comunidad educativa, sobretodo en actitud y buen vocabulario; manteniendo una actitud de lealtad con la comunidad educativa, evitando malos comentarios o desprestigios que perjudiquen la imagen del colegio donde se educa su hijoes por esto que se postula un tipo de padres que reúnan las características personales detalladas a continuación:

Ser educadores de sus propios hijos
  1. Propicia un ambiente grato en el hogar y pertinente para el estudio.
  2. Debe ser orientador en términos de la identidad sexual, valores morales y conducta ética.
  3. Capaz de aceptar la crítica hacia sus propios hijos con el fin de remediar aquello que sea necesario.
  4. Dar el tiempo necesario para dialogar con los hijos.

Comprometido con el alumno
  1. Supervisar tareas, cuadernos, y pertenencias de sus hijos.
  2. Asistir a reuniones de apoderados y entrevistas para enterarse del proceso educativo y de formación de su pupilo.
  3. Preocuparse del avance y los retrocesos del alumno.
  4. Procurar los materiales necesarios para desarrollar el trabajo escolar.

Compromiso con la Institución
  1. Conocer el Proyecto Educativo Institucional (PEI) y el Reglamento de Convivencia Escolar (RICE) y respetar la normativa interna del colegio.
  2. Brindar un trato respetuoso a los integrantes de la comunidad educativa.
  3. Ser puntual con la llegada de su hijo todos los días al colegio.
  4. Conocer, respetar y colaborar con la labor del docente.
  5. Asistir a las actividades programáticas y extra programáticas del colegio.
  6. Colaborar con la dirección del colegio en su labor formadora.
  7. Mantenerse informado acerca de la educación de sus hijos/as.
  8. Abierto al aprendizaje permanente.
  9. Estar informado y cumplir con sus deberes y ejercer sus derechos.
  10. Cumplir con los compromisos asumidos con el establecimiento educacional; respetar su normativa interna, y brindar un trato

La familia tendrá un rol fundamental para lo cual se crearán variados y creativos espacios de participación, buscando las mejores posibilidades para que el estudiante sienta el respaldo de sus padres y apoderados. Por lo tanto, apostamos a conseguir aprendizajes efectivos que preparen a los estudiantes para enfrentar la vida personal, familiar, social y laboral con éxito.

En este contexto, la evaluación del desempeño del apoderado es una estrategia implementada para que padres, madres y apoderados e integrantes de nuestra comunidad educativa identifiquen claramente aquellas prácticas que nuestro colegio espera que ellos realicen de manera concreta, para apoyar y participar de la educación y formación integral de sus hijos e hijas.

Además de identificar estas conductas, se espera que, a través de la reflexión, reconozcan sus fortalezas y aquellos comportamientos que tienen que mejorar para cumplir su compromiso con sus hijos y con el colegio.

También constituyen un aporte y orientaciones para el trabajo formativo que realizan los profesores con nuestros apoderados.


A continuación, se presenta los indicadores y escala de evaluación, que fueron aceptados y validados por los /as docentes y por representantes de apoderados:

Indicadores Evaluación del Apoderado en la escala MUY BUENO, BUENO, SUFICIENTE Y SUFICIENTE.

  1. Asistencia a Reunión de Apoderados.
  2. Asistencia a Entrevistas.
  3. Se preocupa de la puntualidad en la hora de llegado de su hijo al Colegio.
  4. Apoya a su hijo(a) en sus tareas (según edad y curso).
  5. Se preocupa y compromete con la higiene y presentación personal de su hijo(a)
  6. Participa en actividades escolares de su pupilo(a) y del colegio.
  7. Se preocupa de enviar los materiales necesario s para que su pupilo/ realice su trabajo escolar
  8. Apoya la labor docente, colaborando con las actividades del curso
  9. Acepta y pone en práctica sugerencias entregadas por docentes, respecto al quehacer estudiantil de su pupilo(a).
  10. Respeta y acata el Reglamento de Convivencia.
  11. Es respetuoso con todos los miembros de la comunidad educativa.

Para más información y detalles le invitamos a conocer nuestro Proyecto Educativo Institucional (PEI).